Covid-19

La bicicleta eléctrica, un aliado frente al covid-19

La crisis del coronavirus (covid-19) ha cambiado nuestras perspectivas futuras de movilidad. Todavía no hemos salido del confinamiento y ya son muchas las personas que cambiarán su manera de ir al trabajo en un futuro próximo.

Mucho antes de la crisis del covid-19, la movilidad de las ciudades ya presentaba algunos aspectos a mejorar. Sin embargo, dentro de la gravedad de la situación, el confinamiento nos ha traído otras consecuencias inesperadas pero positivas, como la reducción en los niveles de contaminación de las ciudades. Desde Xiaomi Movilidad, no podemos pasar por alto las lecciones aprendidas y contemplamos a nuestra bicicleta eléctrica, un elemento esencial en la micromovilidad.

La crisis sanitaria del coronavirus obliga a realizar cambios drásticos en la movilidad urbana y metropolitana, con reducciones en el número de desplazamientos que superan el 90%, y con nuevos criterios de distanciamiento social para garantizar la salud, que implican un nuevo paradigma a considerar en la gestión de la movilidad de los próximos meses y años.

El transporte público es una fuente de aglomeraciones y somos muchos quienes preferimos evitarlas para reducir el riesgo de contagio. El camino hacia el desconfinamiento repercutirá en el aumento del uso del vehículo privado, con la consecuencia de un mayor tráfico en las carreteras y una subida de emisiones. En ciudades como Barcelona o Madrid, de las más afectadas por el coronavirus, la Xiaomi Qicycle será un fuerte aliado para mantener el distanciamiento social, en particular, durante los primeros meses de la vuelta a la normalidad.

 

Xiaomi Qicycle

 

El ministro de Transportes y Movilidad, José Luis Ábalos, considera «difícil» aumentar la oferta de los transportes públicos urbanos y metropolitanos para garantizar las distancias entre viajeros recomendadas por Sanidad una vez que vuelva a aumentar la movilidad en la próxima fase de ‘desescalada’.

Por ello, Ábalos abogó por complementar el transporte colectivo con otros modos como el coche privado o la ‘micromovilidad’, como es la bicicleta, «dependiendo de las distancias».

No olvidemos tampoco que la COVID-19, pandemia que afecta principalmente al sistema respiratorio, está incidiendo con una mayor gravedad en los territorios con un aire más contaminado, hecho que corroboran los diversos estudios científicos y universidades de todo el mundo, así como de la Organización Mundial de la Salud. Por tanto, habrá que evitar a toda costa recuperar el uso previo del vehículo privado motorizado que teníamos en nuestras ciudades.

 

PLAN DE CHOQUE PARA IMPULSAR EL USO DE LA BICICLETA

 

En base a las experiencias analizadas y a nuestra situación en particular, a continuación detallamos medidas para facilitar el uso de la bicicleta:

  • Impulsar la ampliación táctica de forma urgente y de bajo coste de las redes ciclistas urbanas y de conexión con los municipios vecinos, con el objetivo de crear espacios seguros de circulación y facilitar el distanciamiento físico, sin afectar al espacio peatonal, con ayudas específicas por parte de las administraciones supramunicipales.
  • Reabrir los servicios de bicicleta pública, ajustando la oferta a la demanda prevista, reforzando las medidas de limpieza y desinfección de las bicicletas e instalaciones y promoviendo el uso obligatorio de guantes y una adecuada higiene de manos entre las personas usuarias.
  • Establecer medidas de coordinación semafórica para evitar la acumulación de bicicletas y peatones esperando en los cruces.
  • Conseguir ciudades 30 y reducir los límites de velocidad de circulación de la red interurbana para evitar las conductas temerarias del tráfico motorizado y favorecer la movilidad activa.
  • Facilitar espacios de aparcamiento seguro para bicicletas en locales municipales y otros espacios de fácil acceso (aparcamientos municipales, equipamientos…), así como generar aparcamientos de bicicleta con estructuras de fácil instalación en los centros sanitarios, estaciones de ferrocarril y otros espacios de concentración de movilidad, sin afectar al espacio peatonal.
  • Impulsar los servicios de ciclologística para los pedidos a domicilio, la compra de proximidad y los servicios municipales.
  • Solicitamos al gobierno estatal y a las comunidades autónomas la puesta en marcha de un plan urgente de ayuda para la compra de bicicletas eléctricas y mecánicas (por ejemplo, 100 € de ayuda para adquirir una bici mecánica, 250 € para una bici eléctrica o electrificar una bici mecánica y 500 € para una bicicleta de carga).
  • Instamos a la Dirección General de Tráfico a que agilice la actualización de la normativa referente a la bicicleta y se adapte con rapidez a los nuevos tiempos y cambios sociales previstos, para facilitar una movilidad en bicicleta segura y poder impulsar el uso de la bicicleta como medio prioritario, tal y como está proponiendo el Gobierno.
  • Solicitamos que en los proyectos de impulso de la economía que se promuevan en los próximos meses se contemplen específicamente los proyectos que favorezcan a la industria, a la comercialización y al uso de la bicicleta.
  • Solicitamos que las comunidades autónomas y demás entes supramunicipales elaboren planes de forma urgente para el impulso del uso de la bicicleta y contemplen medidas específicas de promoción y financiación.
  • Teniendo en cuenta que se prevé un mayor uso de la bicicleta en un futuro inmediato, instamos a los gobiernos autonómicos y locales a que impulsen de una forma decidida la educación y formación vial en el uso de la bicicleta en escuelas, institutos y para la población en general.

 

¿Por qué impulsar el uso de la bicicleta durante y después de la pandemia?

 

Durante la crisis del coronavirus muchos  territorios están impulsando el uso de la bici porque:

  • Es un modo de transporte individual que facilita el distanciamiento físico.
  • No contamina, por tanto no contribuye a agravar el estado de las personas enfermas de coronavirus.
  • No hace ruido, por tanto facilita apreciar la mejora en la contaminación acústica en los días de confinamiento sin tráfico, lo que provoca un mayor bienestar emocional.
  • No genera gases de efecto invernadero, por tanto no contribuye a agraviar la situación de emergencia climática.
  • No provoca accidentes graves de tráfico, por tanto evita el uso de los servicios sanitarios durante estos días.
  • Es un modo flexible y que no ocupa espacio, y que se puede desplazar por la mayoría de calzadas y espacios peatonales de las ciudades.
  • Es un modo de movilidad activa que genera salud física y emocional a la persona que lo utiliza, muy importante en estos tiempos de confinamiento y sedentarismo.
  • Es el modo de transporte más rápido para las distancias de hasta 8 km, las más habituales en los entornos metropolitanos.
  • Es un modo de transporte muy económico tanto por parte de la persona usuaria como por parte de la administración pública.
  • Si las personas que lo pueden usar lo hacen posibilitan una menor ocupación en el transporte público.
  • Para el transporte de mercancías y e-commerce, la ciclologística se está demostrando estos días como la más eficiente y eficaz, en especial para el comercio de proximidad.

 

A día de hoy, desconocemos cuánto tiempo va a durar la pandemia ya que, hasta que se disponga de una vacuna, habrá que mantener cierto grado de distanciamiento social. Ante este escenario, favorecer la movilidad en medios individuales, como la bicicleta eléctrica, permitirá un retorno a la actividad de la forma mas ordenada y segura posible.

El transporte unipersonal (bicicletas, motos y patinetes) ha sido recomendado como uno los mejores modos de movilidad para hacer los desplazamientos permitidos durante y después de la cuarentena por el Ministerio de Sanidad, y también se ha referido a estas alternativas de transporte, en los últimos días, la propia Ministra para la Transición Ecológica. Teresa Ribera ha asegurado que pedirá a sus equipos de clima y de calidad del aire estudiar medidas para implantar el uso de la bicicleta como principal medio de transporte para mantener el distanciamiento social al concluir el confinamiento.

Califica esta publicación